Aptitudes para ser un buen comercial

Sin dudas, trabajar en grupo planeta le ha servido a mi mejor amiga a sacar sus habilidades de comercial. Mi amiga tenía talento, pero necesitaba un trabajo que lo sacara a flote. Ser un buen comercial no significa que debas ser una persona pedante, que consigue lo que quiere porque la otra persona cede con el fin de que lo deje tranquilo.  No, se trata de vender convenciendo a la otra persona con argumentos reales, verídicos, y para nada especulativos.

Para ser un buen comercial hay que tener muchas aptitudes, que van desde la voluntad por conservar siempre una buena imagen personal, hasta habilidades comunicativas muy eficaces. Hay que tener disposición y no se puede ser tímido. Hay que acercarse a las personas, sin que se sientan agredidas, y conversar con ellas sobre los productos y/o servicios que ofrece tu empresa. Se trata de hacerles entender por qué comprarlos o contratarlo les sería beneficioso.

Un buen comercial debe saber expresarse de manera correcta, usar las palabras adecuadas, saber comportarse y ser agradable. Pero sobre todo, debe saber lidiar con situaciones incómodas, como cuando alguna persona les dice que no les interesa su producto o servicio. Nunca se debe perder la calma.